NUESTRA HISTORIA

Café Regina nace de la tradición familiar y de la idea inicial de exportar café procedente de la finca que la Abuela Regina tenía en Caldas, Colombia. El nombre Café Regina quiere agradecer y conmemorar la labor de una mujer que hizo que cada nuevo miembro que llegaba al núcleo familiar se sintiera como en casa, y es exactamente lo mismo que queremos que nuestros clientes sientan cuando están en nuestros establecimientos, que se sientan especiales.

Doce años han pasado desde que comenzó esta aventura cafetera, tiempo que ha servido para que Café Regina se especialice en café 100% origen Colombia, creando además nuestros propios locales donde poder disfrutarlo. El café es parte fundamental de la comida en muchas culturas, pero para Café Regina es más que eso, es una forma de vida, algo que se debe principalmente a sus orígenes. Colombia tiene una relación muy estrecha y especial con el café, la importancia del producto en origen es muy elevada y Café Regina quiere formar parte de esa unión llevando un producto único a nuestros clientes.

Café Regina es compromiso y pasión por el café. Trabajar con Colombia es trabajar con los mejores y es por eso por lo que estamos comprometidos con la labor de culturizar a todos los paladares en el mundo del café, tan desconocido aún para mucha gente.

Para ello, contamos con un equipo sólido, técnicamente muy preparado e implicado, que además se siente orgulloso de la materia prima con la trabaja.

Para Café Regina, es muy importante el gusto del cliente y su experiencia tomando café. Por eso, nuestro equipo está preparado para aconsejar y guiar a los consumidores a través del descubrimiento de nuevos cafés y sabores, todo ello sin perder la calidad, el compromiso y la pasión que nos caracterizan.

Café Regina apuesta por ofrecer un producto de calidad. El sabor único de nuestro café es consecuencia de nuestra presencia en cada una de las etapas por las que pasa el café antes de llegar al consumidor. Hemos creado un círculo cerrado que nos permite asegurar la calidad del café gracias al trabajo directo con los caficultores en origen.

SABOR 100% ORIGEN COLOMBIA

Colombia presenta las características ideales para que una planta de café ofrezca un fruto maduro y en condiciones óptimas. La principal responsable es la Cordillera de los Andes y su privilegiada ubicación. Una de las diferentes ramificaciones de esta espectacular cordillera, que también pasa por otros países como Chile y Argentina, termina en una zona tórrida en Colombia con alturas ideales para el cultivo del café, que se sitúan entre los 1000 y los 2000 metros.

Una de las principales bondades de la mencionada zona tórrida de la Cordillera de los Andes en Colombia es que los rayos del sol impactan directamente y los 365 días del año en los cultivos del café. Este hecho, unido a que durante las noches la temperatura, la humedad y las lluvias ocasionales permiten que la planta esté siempre regada y en perfectas condiciones. Esta combinación de condiciones crea un cambio térmico que hace que la planta durante el día, esté madurando gracias a los rayos del sol, mientras que por la noche, el frío hace que ésta tire de la la plata y la tierra, llenándose de grandes atributos como la acidez.

Todo este proceso, así como las condiciones mencionadas son fundamentales a la hora de realizar la tostión del café, ya que es en ese proceso en el que las riquezas que se obtienen de la tierra salen a la luz: chocolate, mandarinas, caramelo, flores, etc. El café de Colombia es especial, no sólo por su zona geográfica y sus condiciones privilegiadas, sino también porque los caficultores trabajan con cariño y ven en el café una forma de vida.